Acabo de aterrizar de los II Encuentros prácticos para profesores de ELE de Berlín, que organizan International House Barcelona y la editorial Difusión, y he de reconocer que buena parte de los profesores asistentes mostraron mucho interés por las aplicaciones prácticas de los globos en la clase de español.

Aunque la mayoría de los docentes hemos usado los globos de manera intuitiva, basándonos en las experiencias positivas que nos reportaban en el aula, quisiera dejar constancia de algunos fundamentos que sustentan esta práctica didáctica, animando así a otros profesores que deseen crear actividades con globos o transformar actividades ya publicadas con este material tan versátil.

  • Nos acompañan en todas las épocas de nuestra vida desde nuestra más tierna infancia.
  • Contribuyen a difuminar espacio y tiempo, transportando a los alumnos desde el aquí y ahora (la clase) hasta donde la imaginación nos lleve.
  • Se adaptan a los estilos de aprendizaje de los alumnos: visual, auditivo y cinestésico.
  • Permiten ocultarse a los alumnos tras los globos ya que ellos centran toda la atención. Por tanto, la personalidad del alumno se suele poner más de manifiesto que nunca.
  • Conforman un espacio allí donde se encuentran, como un escenario en el que se desarrollan las tareas del aula.
  • Aportan luz y color, de modo que consiguen mejorar las condiciones previas de cualquier aula.
  • Se transforman con facilidad en aquello que nos interesa destacar: una palabra, un tiempo verbal, una estrategia de comunicación, un contenido cultural.
  • Arrancan siempre la sonrisa y favorece un entorno afectivo de aprendizaje. Con poco que llenemos unos globos, aparece el juego de forma natural.
  • Cohesionan al grupo al solucionar tareas de forma colaborativa. Todo un estadio de fútbol se siente uno lanzando gritos y globos al aire.
  • Fomentan la experimentación: ¿sabías que un globo lleno de agua no se quema al aplicarle fuego?
  • Y, sobre todo, cuentan historias.

¿Qué preguntarías a tus alumnos acerca de la fotografía de portada?

Derechos de la imagen de este artículo: sfroehlich1121.

 

Antonio Orta

Responsable del departamento de español de Clic International House Sevilla

Antonio Orta es director del departamento de formación de profesores de Clic International House Sevilla. Licenciado en Filología Hispánica y Doctor en Lenguas Modernas y Español como Lengua Extranjera. Profesor colaborador en programas de posgrado de las universidades Pablo Olavide, Valencia y Barcelona. Coautor de Soy profesor/a. Aprender a enseñar de la editorial Edelsa y de La formación del profesorado de español: innovación y reto de la editorial Difusión.

Si quieres, puedes leer otras contribuciones suyas en este blog.