¿Perdona, por qué hay tantos ochos (8) por toda la ciudad? Esta pregunta es común entre los alumnos de español de Clic después de pasear por el centro y observar que por todas partes, se encuentra este símbolo con forma de ocho.

Bicicletas públicas y sus soportes para aparcarlas, pivotes, la bandera de la ciudad y la fachada del ayuntamiento, contenedores de ropa usada, papeleras, farolas, tapas del alumbrado público en el suelo, puestos de prensa, los taxis, edificios públicos y sus medios de transportes, los coches de policía local, las banderolas en festividades especiales y hasta en el polo de los camareros de un famoso bar. ¿Por qué tantos ochos?

Bueno, la razón está conectada con la historia, los mitos y las leyendas de Sevilla; una más… porque una ciudad sin mitos y leyendas, es una ciudad helada de corazón y Sevilla es todo lo contrario: Cálida, acogedora y abierta con sus visitantes. ¿Y el origen de este símbolo? Pues es una parte del lema (símbolo) NO8DO, que fue concedido a la ciudad por el rey Alfonso X el Sabio alrededor de 1283, el rey que más amó a Sevilla, por apoyarle durante los problemas políticos que le enfrentó a su hijo y posteriormente rey, Sancho IV. El príncipe, no estaba de acuerdo con el gobierno de su padre y recibió el apoyo de muchos nobles, mientras el rey sabio (y culto), fue apoyado por pocos súbditos, entre los que estaba la ciudad de Sevilla.

Fruto de aquella relación especial entre el rey y la ciudad, el primero le concedió a Sevilla el lema NO8DO, que significa “no-madeja-do”, es decir, “no me ha dejado solo en los momentos difíciles frente a su hijo”.  Por eso, ese ocho (8) que está en todas partes, no es en sí un número, sino una madeja de hilo para formar junto a las dos sílabas, NO y DO, ese símbolo tan característico de Sevilla.

La próxima que lo veas recuerda, es un símbolo con más de seiscientos años…

Alberto Granados

Alberto Granados

Profesor de español, CLIC IH Sevilla

 

Actualmente Alberto trabaja como profesor de español. Es licenciado en Historia del Arte, en Antropología Social y Cultural, realizó un Máster en Dirección de Marketing y Comunicación y ha escrito varios artículos relacionados con el Patrimonio Cultural. Adora viajar, hacer deporte y practicar inglés.

Si quieres, puedes leer otras contribuciones suyas en este blog.