En el primer artículo de esta serie dedicada a los tiempos de discurso en el aula de español hablamos sobre el discurso del profesor. Toca ahora analizar la situación del discurso generado por los alumnos. No es casualidad que el predominio del discurso del profesor y su control del discurso producido por los alumnos nos ofrezca unos datos muy parecidos, tal y como muestra el siguiente esquema.

Tiempo de habla para comunicar (THC)

Tiempo de habla para realizar las tareas (THT)

Tiempo de habla para aprender (THA)

Las similitudes con el esquema referido al discurso del profesor son muy reveladoras. En la cúspide de la pirámide vemos que el tiempo de habla dedicado a la producción genuina y espontánea ocupa solo un tercio del total del discurso generado por los alumnos.

Seguimos manteniendo en el esquema la terminología de “habla” en lugar de discurso porque así lo demuestran las observaciones. Los alumnos son conscientes del papel monitorizador del profesor que continuamente exige precisión y el uso de los exponentes y las estructuras lingüísticas previamente presentadas. De este modo, si previamente se han presentado los exponentes para expresar opinión en español, el alumno se esfuerza en su producción final por que aparezcan verbos en subjuntivo o en indicativo dependiendo de si afirman o no afirman lo que dicen.

Una de las diferencias que se advierte con el esquema del discurso del profesor es que la mayor parte del tiempo no se dedica a la propia gestión o realización de las actividades propuestas. Esto se debe, en gran medida, a la claridad del profesor a la hora de dar las instrucciones y al hábito de los alumnos realizando ciertos formatos de dinámicas que acaban repitiéndose en la clase. Así, cuando un profesor pone una actividad con dos columnas desordenadas, el alumno ya sabe que tiene que relacionarlas. O bien, si el profesor pide a los alumnos que cojan tarjetas de un montón ya saben que tiene que intentar describírselas a sus compañeros o formular alguna frase con ellas.

El mayor tiempo que dedican los alumnos a su discurso en la clase de español es para las dudas que tienen acerca del funcionamiento de la lengua. El grado de motivación en este aspecto suele ser altísimo ya que hay una cierta coincidencia en el pensamiento de los alumnos acerca de que aprender una lengua es aprender gramática y vocabulario.

La pregunta que se nos plantea a continuación sería ¿cómo podemos mejorar, tanto en cantidad como en calidad, el tiempo de habla de los alumnos y los profesores? O dicho de otra manera, ¿cómo podemos transformar el habla en discurso en la clase de español. A eso dedicaremos los siguientes artículos. Por el momento, estaría bien que reflexionaras sobre ello y compartieras aquí tu opinión.

Antonio Orta

Responsable del departamento de español de Clic International House Sevilla

Antonio Orta es director del departamento de formación de profesores de Clic International House Sevilla. Licenciado en Filología Hispánica y Doctor en Lenguas Modernas y Español como Lengua Extranjera. Profesor colaborador en programas de posgrado de las universidades Pablo Olavide, Valencia y Barcelona. Coautor de Soy profesor/a. Aprender a enseñar de la editorial Edelsa y de La formación del profesorado de español: innovación y reto de la editorial Difusión.

Si quieres, puedes leer otras contribuciones suyas en este blog.