Debo confesar que me encanta usar juegos en mis clases. Son un gran recurso para aprender de forma dinámica, divertida, diferente  y, si sabes elegir bien el juego, tienes mucho que ganar. El último juego que he usado en clase es el Ikonikus, un juego para expresar emociones formado por una baraja de cartas en las que hay un icono dibujado.

Instrucciones

Se reparten tres cartas a cada jugador y en cada turno uno de ellos, el juez, hace una pregunta del tipo “¿Cómo te sentirías si…?”. Como respuesta, el resto de jugadores le da una carta y la persona que ha hecho la pregunta las interpreta en voz alta eligiendo de entre todas cuál coincide más con sus sensaciones. El jugador que haya aportado la carta elegida se queda con ella como punto.

En el aula

En clase, antes de empezar a jugar, es muy recomendable dirigirse a la página web del juego y ver con los alumnos el vídeo explicativo. En la misma web de la empresa (Brain Picnic) hay fotografías con ejemplos del juego que nos pueden servir como buenos modelos para empezar a jugar.

Obviamente, al tratarse de una propuesta nueva, hay que organizar alguna partida de prueba y, aún así, el comienzo del juego será un poquito lento, pero es solo cuestión de tiempo. El profesor deberá llevar la voz cantante al principio, dar modelos y proponer situaciones divertidas y con las que se identifiquen los alumnos.

Poco a poco, el clima se relaja (sobre todo si el grupo está muy cohesionado) y las preguntas se hacen más ingeniosas, con lo que conseguiremos así unas respuestas inteligentes y originales. Es muy gratificante ver a tus estudiantes divirtiéndose y compartiendo miradas cómplices mientras expresan sus emociones en español, sin olvidar que, como juego, siempre hay un componente competitivo que beneficia al desarrollo de la clase.

El problema más habitual que podemos encontrarnos es cuando nos quedamos en blanco a la hora de proponer una pregunta. Por suerte en la página web se puede descargar una hoja con unas cincuenta preguntas que es mejor tener a mano para casos de emergencia.

La verdad es que Ikonikus me ha convencido como recurso y me ha provocado más curiosidad y ganas de probar juegos en clase. ¡Cuántos por descubrir y jugar todavía!

¿Qué otros usos para clase de español se os ocurren a vosotros?

Alejandro Tinoco
Jefe de estudios y profesor de español , CLIC IH Cádiz

Alejandro es el jefe del departamento de español de Clic International House Cádiz y ha realizado el máster de enseñanza del español en la UCA.

Si quieres, puedes leer otras contribuciones suyas en este blog.