Una gran parte de las comunicaciones que se mantienen hoy en día usan como canal un terminal móvil. El uso o abuso de este dispositivo tendrá repercusiones en nuestras conexiones neuronales, como afirma el neurocientífico alemán Reinhard Jahn (2017). Lo que no sabemos todavía es si serán consecuencias positivas o negativas. Lo que sí parece seguro es que ante un comportamiento repetitivo y continuado nuestro cerebro tiende a adaptarse a ello para hacerlo más simple y llevadero.

Basándonos en este comportamiento, los chats se están convirtiendo en una de las comunicaciones rutinarias más empleadas hoy en día hasta el punto de que quizás podamos llegar a hablar de un nuevo género discursivo (Blanco Rodríguez, 2002). Los profesores de español debemos estar alertas frente a esta nueva modalidad discursiva a caballo entre lo oral y lo escrito: la conversación escrita.

En este primer artículo nos dedicaremos a analizar algunas de las características básicas de la lengua usada en los chats para, más adelante, dedicar otro artículo a posibles explotaciones en el aula de español como lengua segunda y/o extranjera (ELSE).

Tanto en la conversación oral como en la escrita se produce una creación colectiva del discurso producto de la interacción más o menos síncrona mantenida (López Quero, 2003). Esto implica una cierta inmediatez que hace que afloren características propias de la oralidad pese a estar en un soporte escrito. El profesor López Quero nos hace una interesante recopilación de las semejanzas entre la conversación mantenida a través del chat y la conversación oral. Me permito seleccionar aquellas que más pueden llegar a influir sobre nuestro objeto de estudio, es decir, la aplicación a la clase de ELSE.

Por otro lado, debemos tener muy presentes las diferencias entre ambos géneros discursivos. Como tendremos oportunidad de comprobar en el siguiente esquema, no se trata de una oposición tajante sino de una cuestión más gradual.

Como podemos comprobar, la falta de información extralingüística en la conversación escrita de los chats se ve compensada por la invención de fórmulas tipográficas e icónicas, algunas inventadas por los interactuantes para el momento preciso de la conversación escrita y otras que se mantienen en el tiempo y son de uso más generalizado.

Por el momento, los estudios llevados a cabo, como los de las investigadoras Andrea Lunsford (universidad de Stanford) y Connie Varnhagen (universidad de Alberta) no encuentran correlación directa entre el uso continuado de este tipo de discurso conversacional escrito, con sus correspondientes transformaciones de la norma escrita, y el empobrecimiento de la calidad de los textos escritos por los alumnos en otro tipo de registros más formales. Esto nos lleva a pensar en la conveniencia de llevar este tipo de lenguaje al aula de ELSE. Pero eso lo dejaremos para otro artículo.

¿Has introducido alguna vez los mensajes de chat en el aula de ELSE? ¿Te parece buena idea llevarlo a clase?

Antonio Orta

Responsable del departamento de español de Clic International House Sevilla

Antonio Orta es director del departamento de formación de profesores de Clic International House Sevilla. Licenciado en Filología Hispánica y Doctor en Lenguas Modernas y Español como Lengua Extranjera. Profesor colaborador en programas de posgrado de las universidades Pablo Olavide, Valencia y Barcelona. Coautor de Soy profesor/a. Aprender a enseñar de la editorial Edelsa y de La formación del profesorado de español: innovación y reto de la editorial Difusión.

Si quieres, puedes leer otras contribuciones suyas en este blog.